sábado, 23 de enero de 2010

Su boca de niña



Su boca de niña mordió una manzana
y mi boca de hombre se mordió las ganas.
Y Dios allá arriba, pudiéndolo todo,
se olvidó de mí y me dejó solo.

Ella sonreía ajena a mi drama,
su boca tenía perfume a manzana.
Volví la cabeza, intenté marcharme.
Me tomó la mano, tuve que quedarme.

El sol se escondía detrás de los álamos
haciendo más suaves mis cuarenta años.
Ella se sentó sobre el puente viejo,
brillaban sus ojos color caramelo.

Mi sangre que nunca entendió razones
me escucho decir: - ¡Que Dios me perdone!
Y esa madrugada regresé a mi casa,
llevando en mi boca, sabor a manzana.

(De mi Libro "Versos Diversos")

5 comentarios:

GERARDWALT dijo...

JUA, JUA, Solo a vos se te puede ocurrir algo asi. Desopilante historia con tintes Dolianos...
Se lo saluda colega sureño...W.G.G

lidia dijo...

lei mano propia y otro mas, sobre el hambre....quede impresionada y no podia dejar de leer..felicitaciones por tu gran imaginacion, y amena redaccion.yo fui a la escuela tecnica de agricultura de alvear oeste y creo que vos eras mi compañero....o tal vez tu papa....mi nombre es lidia yunes y yo era de bowen...ahora vivo en rincon de los sauces y tengo 61 años. besos..chau.

Rubén Antolín dijo...

Lidia, tu compañero era yo, si hubieras dejado tu mail otra vez staríamos en contacto. Si abrís esto escribime, mi mail está al comienzo de los tres blogs.

am dijo...

Hola Ruben:
No se, sera que a estas alturas de la vida uno se vuelve mas romantico y melancolico y le agradan mas las palabras sencillas que cuentan cosas.
me gusto el poema.tenes buena mano e imaginacion prolifica!
saludos
Anamaria

Estrella del mar dijo...

Bello poema de amor inalcansable